• Cache

Recuerda la fuente

Hace poco leí una frase que me movió mucho el tapete. "Cuando bebas agua, recuerda la fuente". La primera vez que la leí pensaba en el grifo jajaj. La segunda vez, pensé en el mar. Hasta la tercera vez fue cuando entendí que tanto el agua como todo lo demás, viene de Dios.



Minutos después me acordé que ni siquiera le pedí agua. No le pedí un techo, ni estudios, no le pedí familia... millones de cosas que no pedí pero aún así tengo. ¿A qué voy con esto? Pues todo lo que tengo es un regalo.


Pensando en lo que haría al recibir un regalo, muy seguramente daría las gracias. Pero, ¿por qué teniendo tantos regalos, se me olvida dar gracias? ¿Por qué me creo digna de tener tanto? Porque no fue la suerte quien me dio todo eso, si no mi Padre.


Esta frase me dio una cachetada de realidad, por eso hoy te comparto que tengo una nueva meta: ser más agradecida. Con las personas que lo merecen, pero sobre todo con Dios. Y no porque es lo que tenga que hacer, si no porque es lo que quiero hacer.


Te invito a reflexionar sobre tu hábito de agradecimiento y que juntos lo mejoremos y multipliquemos, porque sin duda, nos ayudará a llegar a nuestra cumbre.



Regina Villarreal Villagómez

38 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo